Hablamos con el Dr. Juan Ángel Fernández, coordinador junto a la Dra. Mª Dolores Frutos de la Unidad de Obesidad Mórbida del Hospital Mesa del Castillo de Murcia.

¿Qué profesionales forman la Unidad de Obesidad Mórbida?

Al tratarse de una patología tremendamente compleja, es una unidad multidisciplinar donde no solo intervienen los cirujanos o el anestesista, sino que exige una coordinación a muchos niveles, desde un psicólogo hasta un cirujano plástico pasando por endocrinos, intensivistas, cardiólogos, y todo lo que el paciente precise.

¿Qué es la obesidad mórbida?

Al dividir tu peso por tu altura en metros al cuadrado obtenemos el Índice de Masa Corporal (IMC). A partir de 25 se considera que tienes sobrepeso. A partir de 30 se trata de obesidad y si el IMC es de 50 se trata de una súper obesidad mórbida. Estos enfermos a partir de una IMC de 30 son susceptibles de algo más que ejercicio y dieta, que por supuesto siempre es importante. Leer más. 

¿Se llega operar a muchos pacientes?

En realidad muy pocos, a pesar de que el índice de complicaciones es casi nulo, pero hay varios factores como el hecho de que se trata de una operación quirúrgica compleja y sobretodo que muchos pacientes con obesidad mórbida no consideran su condición como un problema de salud, sino que lo ven como una condición natural. Pero en realidad es una enfermedad y como tal necesita un tratamiento. Y en este caso un tratamiento quirúrgico.

¿Qué problemas de salud surgen a partir de una obesidad mórbida?

La obesidad forma parte de lo que se denomina el síndrome metabólico, que incluye patología cardiaca, hipertensión, diabetes, problemas de carácter psíquico muy notables. Y todo eso se soluciona con una pérdida de peso.

¿Qué técnicas se suelen utilizar?

Hay una enorme variedad de técnicas, y todo depende del paciente. Por eso estamos ante una unidad multidisciplinar. Se debe evaluar al enfermo desde el punto de vista psiquiátrico, nutricional, endocrinológicos, cardiológico, etc. De modo que podamos obtener información para determinar la mejor estrategia para cada individuo.

En cuanto a las técnicas quirúrgicas tenemos dos grupos fundamentales, las que hacen que lo que comas no lo absorbas, que son las denominadas malabsortivas, y que provocan que por mucho que comas no lo absorbas y por tanto vayas perdiendo peso sin dejar de alimentarte. El problema es que pierdes peso pero también pierdes vitaminas y otras sustancias importantes y sufrir déficits nutricionales importantes.

Luego están las técnicas restrictivas, que consisten en reducir el tamaño del estómago para que quepa menos comida y la sensación de saciedad llegue antes. Aquí el problema surge con los picadores, que aunque tengan un estómago muy pequeño, están ingiriendo pequeñas cantidades a cada momento, por lo tanto a lo largo del día la ingesta calórica es muy grande. Las técnicas más utilizadas son las que combinan ambos métodos, malabsortivo y restrictivo.

¿Por eso es tan importante individualizar el tratamiento?

Efectivamente. En la anamnesis, en la entrevista personal con el paciente, es donde tenemos que analizar minuciosamente sus características, su personalidad, su estilo de vida, sus comidas preferidas. Todo ello es valorado en la unidad con todos los profesionales.

¿Se interviene por medio de laparoscopia?

Sí. La laparoscopia es una cirugía reglada con estancia postoperatoria de 24 a 48 horas. No se abre la barriga sino que se utilizan unos pequeños puertos de acceso o trócares, que son incisiones de entre un centímetro y cinco milímetros, a través de los cuales introducimos una cámara con un sistema de luz que nos permite ver toda la cavidad abdominal y el resto de instrumental adaptado a dichas cavidades. Los beneficios en términos de recuperación precoz son extraordinarios, así como la reducción de las complicaciones respiratorias, de cicatrización.

¿Cuánto tiempo de postoperatorio requiere la intervención?

Normalmente pasan una noche en la Unidad de Cuidados Intensivos y a la mañana siguiente pasan a planta donde comienzan la ingesta oral y muchas veces, dependiendo de cada caso, esa misma tarde ya puede irse a su casa. La cirugía laparoscópica ha ayudado a que la recuperación sea precoz, rápida y muy segura.

¿Y después de la intervención, qué hábitos debe llevar un paciente?

Después de la operación se debe llevar una dieta específica y normalmente muy fraccionada, con suplementos dietéticos a veces y con controles que se realizan de por vida. Durante los primeros meses los controles son muy exhaustivos para evitar comportamientos diferentes al que se ha recomendado.

¿Y a nivel psicológico?

El seguimiento psicológico es importantísimo porque estos pacientes, en los próximos meses de vida, van a cambiar de aspecto físico. Estarán muy contentos pero no se van a reconocer y el impacto psíquico que puede generar eso es muy importante y requiere de una evaluación previa y durante el proceso. Además, la piel muchas veces no se adapta al cambio volumétrico que el enfermo sufre, lo cual también conlleva un impacto psíquico. Para todo esto sirve una unidad multidisciplinar, para un control emocional adecuado, para controles a nivel cardiológico, endocrinológico, etc. Y si hiciera falta, la intervención de un cirujano plástico.

Escucha la entrevista en ROM Murcia. Realizada por Ana García en le programa A tu salud.