Unidad de Obesidad Mórbida

El área de cirugía general del hospital Mesa del Castillo cuenta con una Unidad de Obesidad Mórbida de primer nivel con la intención de dar una solución integral a sus pacientes. Los doctores María Dolores Frutos y Juan Ángel Fernández, especialistas en cirugía general y aparato digestivo con años de experiencia, son los coordinadores de la Unidad.

Servicios Generales

La Unidad de Obesidad Mórbida de Mesa del Castillo cuenta con unequipo de especialistas de diversas áreas que van desde la enfermería quirúrgica y hospitalaria, pasando por cirujanos, anestesistas, endocrinos, psicólogos, médicos del aparato digestivo y endoscopistas e internistas, hasta los que puntualmente se suman, como cardiólogos, neumólogos y nefrólogos.

Para albergar la Unidad, el Hospital Mesa del Castillo ha realizado adecuaciones en su infraestructura que permiten llevar a cabo estas intervenciones con la máxima seguridad, como son la creación de una unidad de cuidados intensivos y la implantación de guardias de 24 horas.

¿Qué es la obesidad mórbida?

La Obesidad Mórbida es la enfermedad metabólica crónica más prevalente en los países desarrollados y en los que están en vías de desarrollo,  y estáasociada a multitud de comorbilidades (enfermedades asociadas) como diabetes, hipertensión, síndrome de apnea obstructiva del sueño y otras.

La obesidad es un síndrome que se caracteriza por el aumento de la masa corporal al punto que constituye un riesgo para la salud. Su prevalencia en el mundo ha aumentado progresivamente hasta constituir un problema de salud pública. Hoy en día se recomienda por ser el más sencillo, el uso del Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso (en kg) por la talla (en metros2).

Utilizado el IMC, se considera normal un valor de 18.5 a 24.9 kg/ m2. Un valor entre 25 a 29.9 se considera actualmente como sobrepeso; obesidad clase I cuando el IMC va de 30 a 34.9; clase II entre 35 y 39.9, y clase III u obesidad mórbida si el IMC supera los 40. Sujetos que tienen un IMC de 50 o más son considerados como «súper» obesos.

Hoy en día en España el sobrepeso tiene un 50% de incidencia y la obesidad mórbida llega al 14%. Somos uno de los países europeos con mayor porcentaje de obesidad.

La cifras de obesidad en niños y adolescentes se ha duplicado en los últimos años desde el 2008. En el último estudio que se ha realizado en España publicado recientemente (2016), el porcentaje de sobrepeso en adolescentes en España alcanza el 30.8% y  el porcentaje de obesidad llega a 16.8%. Se hacen muchas campañas de sensibilización para no llegar a estas cifras pero falta mucho camino por recorrer.

El único tratamiento eficaz en el 85% de los casos de obesidad mórbida es la cirugía. A pesar de la importancia del tratamiento de esta enfermedad, sólo se llega a operar de un 0,3% a un 0,5% de la población con obesidad mórbida.

Este porcentaje tan bajo se debe a varios factores. En primer lugar se trata de una intervención costosa, que requiere una infraestructura y equipo muy completos. Algunos de los dispositivos son de un solo uso, pero a la vez resultan vitales para el éxito de la intervención.

Las innovaciones tecnológicas han permitido que la mortalidad en las operaciones de estos pacientes haya descendido en los últimos años de un 1% a un 0,3%.

Otro factor que mantiene bajos los porcentajes de intervención es que la obesidad mórbida no está vista tradicionalmente como una enfermedad, a lo que se suma la alta complejidad del procedimiento quirúrgico, lo que también ha provocado en muchos casos el rechazo por parte de los especialistas a intervenir. Aunque los círculos científicos ya la tienen catalogada como una enfermedad crónica.

Muchas enfermedades vienen asociadas a la obesidad y van destruyendo diferentes órganos como el riñón, el corazón, el hígado, etc.

La reciente implicación de otras especialidades en el tratamiento de estos pacientes resulta vital. Cardiología, neumología, medicina interna, psicología, cirugía plástica, endocrinología y otras especialidades son muy importantes en el diagnóstico y tratamiento de estos pacientes.

Cirugía Bariátrica por Laparoscopia

La Unidad de Obesidad Mórbida de Mesa del Castillo lleva a cabo varias técnicas quirúrgicas en función de las características del paciente, todas ellas mediante cirugía laparoscópica por ser la forma más segura y menos agresiva a la hora de intervenir a este tipo de pacientes con obesidad mórbida.

La laparoscopia es una técnica que permite la visión de la cavidad pélvica-abdominal con la ayuda de una lente óptica. A través de una fibra óptica, por un lado se transmite la luz para iluminar la cavidad, mientras que se observan las imágenes del interior con una cámara conectada a la misma lente.

Existen varias técnicas para el tratamiento de pacientes con obesidad mórbida, que se indicarán según las características del paciente, hábitos de alimentación, enfermedades asociadas y nivel socioeconómico. Todo esto para garantizar la máxima eficacia en la perdida de peso con la máxima seguridad para minimizar todo lo posible las complicaciones.

Actualmente la tecnología permite que este tipo de intervenciones pueda llevarse a cabo con una seguridad muy alta. Se trata de una cirugía minuciosa y reglada, que se lleva a cabo por medio de dispositivos tecnológicos de energía y de visión de última generación. Esta tecnología hace posible una disección fina de los tejidos y una hemostasia (control del sangrado) segura en estos pacientes que tienen tendencia a sangrar y la cantidad de grasa intraabdominal hace muy difícil la cirugía. Además la tecnología de las pantallas de visión nos ayuda a visualizar la cavidad abdominal con una claridad máxima lo que hace más sencilla la disección del estomago y la sutura quirúrgica.

Todo esto ha facilitado que hoy en día las complicaciones hayan descendido del 15 al 7 %  y que el paciente pueda estar en casa en 24-48 horas tolerando ingesta líquida.

Consiste en realizar una intervención en el intestino delgado de forma que su área de absorción es reducida en un porcentaje determinado. Una vez realizada, la comida que pasa por el intestino no es absorbida en la misma cantidad que antes, de modo que el paciente pierde peso gracias a la disminución de calorías asimiladas por el cuerpo.

Los principales inconvenientes de estas técnicas son las complicaciones nutricionales, sobre todo la malnutrición proteica, por lo que se hace vital un seguimiento estricto por el endocrino para controlar todos estos déficits.

En la intervención se reduce el tamaño del estómago provocando que el paciente tenga una sensación de saciedad con antelación y así la cantidad de alimentos ingeridos se reduce.

El inconveniente de esta técnica se manifiesta en pacientes denominados “picadores” que comen en pocas cantidades pero muchas veces al día. De esta forma., la saciedad precoz ya no es un impedimento a la hora de ingerir un número de calorías excesivo a lo largo del día. También está contraindicada si tienen un reflujo gastroesofágico.

  • Banda gástrica ajustable.

  • Gastrectomia vertical o Sleeve gástrico.

  • Gastroplastia tubular plicada.

El bypass gástrico en Y de Roux es una técnica mixta que consiste en la combinación una técnica malabsortiva con una restrictiva, siempre en función de las características de cada paciente.  Desde hace más de 50 años el bypass es la técnica más utilizada en cirugía bariátrica por su alto nivel de éxito respecto al resto de técnicas.

El procedimiento consiste en disminuir y restringir la absorción de los alimentos creando un reservorio pequeño más una desviación al intestino delgado, consiguiendo de esta manera una saciedad precoz por el componente restrictivo y una mala absorción que añade eficacia a la técnica.

Se reducen dos elementos: el tamaño del estómago, dejando sólo una pequeña porción de unos 20-30 cc. y se excluye el duodeno y unos 100 cm. de intestino delgado proximal. La pequeña porción de estómago que se mantiene se conecta con la parte media del intestino delgado, de manera que los alimentos ingeridos no atravesarán ni el estomago, ni duodeno ni los 100 cm. de intestino. Se consigue con ello varios efectos: reducir la asimilación de alimentos ingeridos, estar saciados con menos cantidad de alimento (el estómago más pequeño se llena antes), y disminuir la producción de insulina por el páncreas.

El paciente va perdiendo peso durante unos 18 meses y a partir de ahí se produce un manteniendo el peso. Su seguimiento a largo plazo es de máxima importancia para mantener el éxito de esta cirugía. Un acompañamiento psicológico y endocrino va a ayudar a que mejoren sus patologías, su estilo y calidad de vida. Hay cambios sociales que deben ser supervisados por psicólogos, como los cambios radicales de aspecto que en ocasiones generan depresión. El ejercicio es fundamental tras la cirugía para el mantenimiento del peso. Otras técnicas mixtas:

  • Cruce duodenal o Switch Duodenal.

  • Derivación biliopancreática.

Equipo Médico

Dr. Juan Ángel Fernández (Cirujano General)
Dra. María Dolores Frutos (Cirujano General)
Dra. María Clavel Claver (Psicología)
Dr. José Giménez (Anestesia)
Dra. Begoña Mora 
Dr. Ángel Vargas Acosta (Medicina Digestiva)

Intensivistas:

Dra. Isabel María Pérez Gómez
Dr. Augusto Alexander Rodríguez González

Unidad de Obesidad Mórbida

  • Más información sobre los especialistas de Unidad de Obesidad Mórbida:
Cuadro Médico Hospital Mesa del Castillo
Dr. Juan Angel Fernandez
Cuadro Médico Hospital Mesa del Castillo
Dra. Mª Dolores Frutos Bernal
José  Rodríguez Hurtado

Unidad de Obesidad Mórbida

El área de cirugía general del hospital Mesa del Castillo cuenta con una Unidad de Obesidad Mórbida de primer nivel con la intención de dar una solución integral a sus pacientes. Los doctores María Dolores Frutos y Juan Ángel Fernández, especialistas en cirugía general y aparato digestivo con años de experiencia, son los coordinadores de la Unidad.

Unidad de Obesidad Mórbida

Servicios Generales

La Unidad de Obesidad Mórbida de Mesa del Castillo cuenta con unequipo de especialistas de diversas áreas que van desde la enfermería quirúrgica y hospitalaria, pasando por cirujanos, anestesistas, endocrinos, psicólogos, médicos del aparato digestivo y endoscopistas e internistas, hasta los que puntualmente se suman, como cardiólogos, neumólogos y nefrólogos.

Para albergar la Unidad, el Hospital Mesa del Castillo ha realizado adecuaciones en su infraestructura que permiten llevar a cabo estas intervenciones con la máxima seguridad, como son la creación de una unidad de cuidados intensivos y la implantación de guardias de 24 horas.

¿Qué es la obesidad mórbida?

La Obesidad Mórbida es la enfermedad metabólica crónica más prevalente en los países desarrollados y en los que están en vías de desarrollo,  y estáasociada a multitud de comorbilidades (enfermedades asociadas) como diabetes, hipertensión, síndrome de apnea obstructiva del sueño y otras.

La obesidad es un síndrome que se caracteriza por el aumento de la masa corporal al punto que constituye un riesgo para la salud. Su prevalencia en el mundo ha aumentado progresivamente hasta constituir un problema de salud pública. Hoy en día se recomienda por ser el más sencillo, el uso del Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso (en kg) por la talla (en metros2).

Utilizado el IMC, se considera normal un valor de 18.5 a 24.9 kg/ m2. Un valor entre 25 a 29.9 se considera actualmente como sobrepeso; obesidad clase I cuando el IMC va de 30 a 34.9; clase II entre 35 y 39.9, y clase III u obesidad mórbida si el IMC supera los 40. Sujetos que tienen un IMC de 50 o más son considerados como «súper» obesos.

Hoy en día en España el sobrepeso tiene un 50% de incidencia y la obesidad mórbida llega al 14%. Somos uno de los países europeos con mayor porcentaje de obesidad.

La cifras de obesidad en niños y adolescentes se ha duplicado en los últimos años desde el 2008. En el último estudio que se ha realizado en España publicado recientemente (2016), el porcentaje de sobrepeso en adolescentes en España alcanza el 30.8% y  el porcentaje de obesidad llega a 16.8%. Se hacen muchas campañas de sensibilización para no llegar a estas cifras pero falta mucho camino por recorrer.

El único tratamiento eficaz en el 85% de los casos de obesidad mórbida es la cirugía. A pesar de la importancia del tratamiento de esta enfermedad, sólo se llega a operar de un 0,3% a un 0,5% de la población con obesidad mórbida.

Este porcentaje tan bajo se debe a varios factores. En primer lugar se trata de una intervención costosa, que requiere una infraestructura y equipo muy completos. Algunos de los dispositivos son de un solo uso, pero a la vez resultan vitales para el éxito de la intervención.

Las innovaciones tecnológicas han permitido que la mortalidad en las operaciones de estos pacientes haya descendido en los últimos años de un 1% a un 0,3%.

Otro factor que mantiene bajos los porcentajes de intervención es que la obesidad mórbida no está vista tradicionalmente como una enfermedad, a lo que se suma la alta complejidad del procedimiento quirúrgico, lo que también ha provocado en muchos casos el rechazo por parte de los especialistas a intervenir. Aunque los círculos científicos ya la tienen catalogada como una enfermedad crónica.

Muchas enfermedades vienen asociadas a la obesidad y van destruyendo diferentes órganos como el riñón, el corazón, el hígado, etc.

La reciente implicación de otras especialidades en el tratamiento de estos pacientes resulta vital. Cardiología, neumología, medicina interna, psicología, cirugía plástica, endocrinología y otras especialidades son muy importantes en el diagnóstico y tratamiento de estos pacientes.

Unidad de Obesidad Mórbida

Cirugía Bariátrica por Laparoscopia

La Unidad de Obesidad Mórbida de Mesa del Castillo lleva a cabo varias técnicas quirúrgicas en función de las características del paciente, todas ellas mediante cirugía laparoscópica por ser la forma más segura y menos agresiva a la hora de intervenir a este tipo de pacientes con obesidad mórbida.

La laparoscopia es una técnica que permite la visión de la cavidad pélvica-abdominal con la ayuda de una lente óptica. A través de una fibra óptica, por un lado se transmite la luz para iluminar la cavidad, mientras que se observan las imágenes del interior con una cámara conectada a la misma lente.

Existen varias técnicas para el tratamiento de pacientes con obesidad mórbida, que se indicarán según las características del paciente, hábitos de alimentación, enfermedades asociadas y nivel socioeconómico. Todo esto para garantizar la máxima eficacia en la perdida de peso con la máxima seguridad para minimizar todo lo posible las complicaciones.

Actualmente la tecnología permite que este tipo de intervenciones pueda llevarse a cabo con una seguridad muy alta. Se trata de una cirugía minuciosa y reglada, que se lleva a cabo por medio de dispositivos tecnológicos de energía y de visión de última generación. Esta tecnología hace posible una disección fina de los tejidos y una hemostasia (control del sangrado) segura en estos pacientes que tienen tendencia a sangrar y la cantidad de grasa intraabdominal hace muy difícil la cirugía. Además la tecnología de las pantallas de visión nos ayuda a visualizar la cavidad abdominal con una claridad máxima lo que hace más sencilla la disección del estomago y la sutura quirúrgica.

Todo esto ha facilitado que hoy en día las complicaciones hayan descendido del 15 al 7 %  y que el paciente pueda estar en casa en 24-48 horas tolerando ingesta líquida.

Consiste en realizar una intervención en el intestino delgado de forma que su área de absorción es reducida en un porcentaje determinado. Una vez realizada, la comida que pasa por el intestino no es absorbida en la misma cantidad que antes, de modo que el paciente pierde peso gracias a la disminución de calorías asimiladas por el cuerpo.

Los principales inconvenientes de estas técnicas son las complicaciones nutricionales, sobre todo la malnutrición proteica, por lo que se hace vital un seguimiento estricto por el endocrino para controlar todos estos déficits.

En la intervención se reduce el tamaño del estómago provocando que el paciente tenga una sensación de saciedad con antelación y así la cantidad de alimentos ingeridos se reduce.

El inconveniente de esta técnica se manifiesta en pacientes denominados “picadores” que comen en pocas cantidades pero muchas veces al día. De esta forma., la saciedad precoz ya no es un impedimento a la hora de ingerir un número de calorías excesivo a lo largo del día. También está contraindicada si tienen un reflujo gastroesofágico.

  • Banda gástrica ajustable.

  • Gastrectomia vertical o Sleeve gástrico.

  • Gastroplastia tubular plicada.

El bypass gástrico en Y de Roux es una técnica mixta que consiste en la combinación una técnica malabsortiva con una restrictiva, siempre en función de las características de cada paciente.  Desde hace más de 50 años el bypass es la técnica más utilizada en cirugía bariátrica por su alto nivel de éxito respecto al resto de técnicas.

El procedimiento consiste en disminuir y restringir la absorción de los alimentos creando un reservorio pequeño más una desviación al intestino delgado, consiguiendo de esta manera una saciedad precoz por el componente restrictivo y una mala absorción que añade eficacia a la técnica.

Se reducen dos elementos: el tamaño del estómago, dejando sólo una pequeña porción de unos 20-30 cc. y se excluye el duodeno y unos 100 cm. de intestino delgado proximal. La pequeña porción de estómago que se mantiene se conecta con la parte media del intestino delgado, de manera que los alimentos ingeridos no atravesarán ni el estomago, ni duodeno ni los 100 cm. de intestino. Se consigue con ello varios efectos: reducir la asimilación de alimentos ingeridos, estar saciados con menos cantidad de alimento (el estómago más pequeño se llena antes), y disminuir la producción de insulina por el páncreas.

El paciente va perdiendo peso durante unos 18 meses y a partir de ahí se produce un manteniendo el peso. Su seguimiento a largo plazo es de máxima importancia para mantener el éxito de esta cirugía. Un acompañamiento psicológico y endocrino va a ayudar a que mejoren sus patologías, su estilo y calidad de vida. Hay cambios sociales que deben ser supervisados por psicólogos, como los cambios radicales de aspecto que en ocasiones generan depresión. El ejercicio es fundamental tras la cirugía para el mantenimiento del peso. Otras técnicas mixtas:

  • Cruce duodenal o Switch Duodenal.

  • Derivación biliopancreática.

Equipo Médico

Dr. Juan Ángel Fernández (Cirujano General)
Dra. María Dolores Frutos (Cirujano General)
Dra. María Clavel Claver (Psicología)
Dr. José Giménez (Anestesia)
Dra. Begoña Mora 
Dr. Ángel Vargas Acosta (Medicina Digestiva)

Intensivistas:

Dra. Isabel María Pérez Gómez
Dr. Augusto Alexander Rodríguez González

Unidad de Obesidad Mórbida

  • Más información sobre los especialistas de Unidad de Obesidad Mórbida:
Cuadro Médico Hospital Mesa del Castillo
Dr. Juan Angel Fernandez
Cuadro Médico Hospital Mesa del Castillo
Dra. Mª Dolores Frutos Bernal
José Rodríguez Hurtado