Los problemas circulatorios afectan a más de 10 millones de españoles, la gran mayoría, un 80 por ciento, mujeres. Estas dolencias son las conocidas varices y las arañas vasculares, entre otras. Para conocerlas mejor, hablamos con el doctor Juan Mariano Pérez Abad.

¿Por qué afectan más a las mujeres?
Hay dos tipos de varices, las grandes varices y las varices pequeñas. Las que predominan en la mujer son las pequeñas. Las grandes varices subcutáneas tienen una incidencia parecida en ambos sexos. Las varices pequeñas tienen mayor incidencia en la mujer debido a las hormonas sexuales. Esto es comparable a la calvicie en el hombre.
Cuando la predisposición genética es muy grande, se pueden desarrollar en ausencia de hormonas femeninas, pero es muy raro.

¿Las varices son un problema estético o de salud?
Las varices que pueden repercutir en la salud son las tronculares. Pueden producir trombosis, embolismos pulmonares, úlceras venosas en las piernas y otras complicaciones que pueden poner en riesgo la vida del que las sufre en estados avanzados.
Las arañas vasculares, las varices pequeñas, no suelen provocar riesgos graves para la salud salvo en personas mayores con arañas muy grandes y a veces un pequeño roce puede provocar hemorragias muy grandes, pero no es muy común.

¿Qué tratamientos existen?
Para tratar las varices grandes, clásicamente existía la cirugía para extirpar estas venas que habían enfermado. Se podían quitar las venas sin problema porque la piel tiene una circulación como una red, lo cual permite prescindir de dichas venas enfermas.

La cirugía hoy en día ocupa un papel casi secundario. La mayoría de varices grandes se puede tratar sin cirugía, principalmente con inyectables. El que haya tantos tratamientos y que hayan cambiado tanto a lo largo del tiempo quiere decir que no hay ninguno perfecto.

Nosotros hemos seleccionado lo ha funcionado a lo largo del tiempo. No queremos experimentar ni hacer pagar por tratamientos muy caros y no tan contrastados clínicamente. Un ejemplo es el láser, una palabra mágica en medicina. Desgraciadamente, en las varices, el láser ha demostrado muy poca eficacia. Como el láser hay otras tecnologías que van y vienen. Nosotros, cuando han demostrado su eficacia, las vamos incorporando.

¿Ya no es necesario pasar por quirófano?
En muy contadas ocasiones.

¿El calor afecta?
Ahora es cuando todo el mundo se acuerda de las varices pero se nos hecha un poco el tiempo encima para tratarlas. Los tratamientos no son inmediatos, tienen que hacer su efecto, cicatrizar, y luego viene el resultado.

El principal problema del tratamiento de varices con cualquier método es que la zona tratada puede quedar un poco oscura temporalmente.

“La mayoría de varices grandes se puede tratar sin cirugía”

Usted trabaja en la especialidad de coloproctología tratando pacientes con fisuras anales. ¿Es cierto que la principal causa de las fisuras anales es el estrés?

Sí. La fisura anal tiene dos causas principales, el estreñimiento y el estrés. Cuando estamos nerviosos, tensionamos el esfínter demasiado tiempo y al final se lesiona. El estreñimiento es la otra causa. Cuando se forma la fisura, el dolor contrae aún más el esfínter, provocando un círculo vicioso de lesión y dolor que hace la vida imposible al que lo sufre.

¿Hay solución?

Una fisura que dura más de 3 meses difícilmente se va a curar sola. Hay varios tratamientos. El clásico es la cirugía, pero tiene el inconveniente de que puede producir en algunos casos incontinencia porque se hace un corte del músculo que si es excesivo pierde la capacidad de contraer.

Nosotros usamos el tratamiento sin cirugía, inyectable, que no provoca incontinencia y hace un efecto tan duradero como la cirugía, siempre que se repase y repita el tratamiento. Este tratamiento inyectable necesita algunas sesiones. Pero desde la primera sesión se elimina el dolor, que es algo muy importante.