Rejuvenecimiento facial con hilos

El tratamiento con hilos japoneses es una técnica de rejuvenecimiento facial para prevenir y tratar la flacidez. Consiste en la inserción de hilos reabsorbibles de polidioxanona y ácido poliláctico, en cara y/o cuello con unas finas agujas, sin realizar incisiones.

Es un material seguro y biocompatible, ya que los hilos son totalmente reabsorbibles. Su objetivo es la reestructuración y elevación de los contornos faciales.

¿Para quién está indicado?

Personas a partir de los 35-40 años con cierto grado de flacidez o piel descolgada, en parte o la totalidad del rostro. También es muy eficaz como tratamiento preventivo.

¿Cómo se aplica? ¿Cuál es la técnica?

• Primero se limpia la zona a tratar y se aplica un antiséptico.

• En segundo lugar, y según la fisionomía de cada paciente, se delimita la zona a tratar, realizando un dibujo de líneas que sirve de guía para la colocación de los hilos.

• En el proceso no es necesario realizar ninguna incisión, por lo que la colocación de los hilos es sencilla, prácticamente indolora y rápida.

• La recuperación es inmediata y no deja cicatrices aunque existe la posibilidad de aparición hematomas.

¿Qué ventajas ofrecen los hilos regeneradores sobre otra  técnica?

Los Hilos regeneradores de colágeno estimulan y regeneran los fibroblastos. Éstos son las células encargadas de producir colágeno, el resultado es una piel más tensa y menos flácida.

Sin sangrado y sin cicatrices, no se detectan ni a la palpación ni ala vista. Existela posibilidad de aparición de hematomas.

Son biocompatibles y reabsorbibles, sin rechazos y completamente antialérgicos.

La técnica es rápida e indolora, aproximadamente de 30 minutos y el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana de manera instantánea.

La mayor ventaja que ofrece esta técnica son sus resultados inmediatos.

Los Hilos regeneradores de colágeno tienen un efecto lifting que se nota a la vista desde el momento de su aplicación. Éste efecto se va incrementando con el paso de los días, semanas y meses, precisamente por esta fabricación propia de nuevo colágeno, lo que ocasiona que la piel se vea menos flácida. A su vez, el rostro se ve más nutrido y brillante.

El resultado tiene una duración de 18 meses, aunque puede variar dependiendo del grado de envejecimiento y de la flacidez de la piel de cada paciente

*Consulta nuestra Unidad de Nutrición y Medicina Estética.