Gracias a la generosidad del Hospital Mesa del Castillo, Aldeas Infantiles SOS podrá llegar a más ciudadanos preocupados por los niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad. Del 2 al 6 de marzo la organización estará presente en este lugar para informar sobre la situación que viven muchos niños que no pueden vivir con sus padres o familias que, por diversas circunstancias, necesitan el apoyo de esta ONG para solventar sus dificultades y, así, animar a más personas a que se unan a esta causa.

Varias colaboradoras de Aldeas Infantiles SOS mostrarán la labor de esta organización privada, interconfesional y presente en 134 países que, desde hace más de cuarenta años está presente en España, propiciando hogares seguros y llenos de afectos para estos niños que, como todos, tienen derecho a vivir su infancia en plenitud y a dedicarse a lo que deben hacer todos los niños: estudiar, crecer y jugar.
En nuestro país existen ocho Aldeas Infantiles SOS, formadas por hogares SOS donde una figura de referencia, llamada Madre SOS –con el apoyo de un equipo profesional-, se encarga del cuidado y educación de grupos de hermanos que no pueden vivir con sus padres, mientras la situación de su familia de origen se normaliza. Cuando esto no se produce y los niños alcanzan la mayoría de edad, Aldeas continúa a su lado, un aspecto que diferencia a esta organización. Hasta que no alcanzan la independencia y la autonomía, Aldeas les acompaña como harían muchas familias con sus hijos jóvenes.

Aldeas Infantiles SOS es un referente en España en cuanto al acogimiento de menores, no solo en sus aldeas, sino también en el acogimiento familiar en familias extensas o ajenas. La ONG colabora con distintas instituciones en programas de este tipo donde acompaña y asesora a las familias que, con tanta voluntad y esfuerzo, deciden enrolarse en la aventura del acogimiento, para lo cual, necesitan de una formación específica y apoyo que pueden encontrar en Aldeas.

Paralelamente, esta organización de infancia trabaja la prevención, es decir, el fortalecimiento de las familias en riesgo para evitar que se rompan y la separación de los padres e hijos no se produzca, pues con quien mejor puede estar un menor es con su propia familia, siempre y cuando esta garantice los derechos y la felicidad de los niños. Este trabajo con las familias se realiza desde los Centros de Día, unos espacios situados en diferentes ciudades donde los niños reciben apoyo escolar y se divierten y aprenden con actividades lúdicas y sus padres encuentran un refuerzo en sus tareas de cuidado parental e itinerarios personalizados para lograr vencer las dificultades.

La razón de ser de Aldeas Infantiles SOS es velar por la infancia vulnerable y garantizar sus derechos. Por eso, al ser una organización internacional, trabaja también en foros de toma de decisión a nivel mundial, como es la Agenda Post-2015 que la ONU está elaborando para fijar los nuevos objetivos del desarrollo del milenio. Esta organización está presente en los debates y reivindicaciones para lograr que la infancia vulnerable sea una de las prioridades en este documento. Del mismo modo, vela porque la voz y la opinión de los niños sea tenida en cuenta, por eso todos los años lleva a escolares de las distintas regiones españolas a sus parlamentos, como la Asamblea Regional de Murcia, para que expongan delante de sus políticos sus inquietudes.

En definitiva, Aldeas Infantiles SOS trabaja de forma múltiple abarcando distintos procesos y aspectos con el objetivo común de que los niños tengan garantizada una infancia feliz.

Durante el año 2013, Aldeas Infantiles SOS atendió a 21.458 niños en España, Latinoamérica y África, un 10% más que en el ejercicio anterior. Pero esta cifra no solo son números: son desafíos. Así lo dice el presidente de la organización, Pedro Puig, que afirma que “cada niño, joven o familia que atendemos es un desafío, detrás de casa número hay un ser humano que nos necesita, una historia de vida y superación y un excelente equipo humano que intenta darle respuesta”. Aldeas Infantiles SOS apuesta por la excelencia y la calidad de sus programas, tal y como reconocen los varios certificados ISO de los que dispone.

Con la llegada de la crisis, Aldeas Infantiles SOS tuvo que dar respuesta a las nuevas necesidades urgentes que presentaban las familias. Hasta entonces no correspondía a la acción de esta ONG los programas de asistencia, pero, ante esa realidad, reaccionó rápidamente. Puso en marcha programas de becas de comedor y reparto de alimentos y material escolar y reforzó su acción en el autoempleo de los jóvenes. De este modo, ha podido apoyar a muchas más familias.

Todo este trabajo ha sido posible a miles de personas implicadas y sensibilizadas con la infancia que saben que apostar por los niños es apostar por el futuro. Aldeas Infantiles SOS cuenta con el respaldo de más de 250.000 socios y un nutrido grupo de empresas que desarrollan su responsabilidad social corporativa con Aldeas porque confían en su quehacer y en su larga trayectoria. Sin estas aportaciones, no serían posibles estos números que acogen tantos desafíos. Cada niño es un reto y para alcanzarlo, hacen falta muchas personas como tú. ¿TE UNES A LA GRAN FAMILIA ALDEAS?

¡Te esperamos en el Hospital Mesa del Castillo!