Jesús F. Gómez es médico, licenciado en Medicina y Cirugía General, inscrito en el Ilustre Colegio de Médicos de Murcia desde 1981. Dedicado a la práctica de la Acupuntura y Medicina Estética desde 1986. Posee amplia experiencia en el ejercicio de la medicina en Centros de Salud, centros de urgencias y formación hospitalaria en cardiología. Realiza master de Acupuntura con el profesor Dr. Nhuyen van Nghy.

Se licencia de Medicina y Cirugía General y practica la Acupuntura. ¿Por qué Acupuntura? ¿Qué ve en esta disciplina?

Desde siempre me ha fascinado la cultura y la filosofía chinas, por tanto y como medico, no podía pasarme desapercibida una especialidad médica china como es la acupuntura y la capacidad de ésta para llegar, en los tratamientos de las enfermedades y en sus resultados, más allá y con más efectividad que algunas de las terapias de la medicina occidental.

¿La Acupuntura es la panacea universal? ¿Lo cura todo?

Las panaceas, por suerte o por desgracia, no existen. La Acupuntura cura algunas enfermedades, sobre todo las de tipo autoinmune y sicosomáticas, que la medicina occidental no puede. De ahí la necesidad de complementarse y unirse todas las especialidades medicas. En definitiva el objetivo último es el bien del paciente.

«La acupuntura y la medicina occidental deben complementarse en busca del alivio de la enfermedad»

¿Cómo entiende usted la llegada de la acupuntura a la medicina occidental y la forma en que pueden convivir?

La Acupuntura no es sino una forma más de medicina, una especialidad como otras, solo que más reciente en occidente. No tanto así en china, donde se practica desde hace cuatro mil años. Antes o después debían unirse y complementarse en la búsqueda del alivio de la enfermedad.

Es importante ser médico a la hora de practicar la acupuntura?

En el tratamiento de cualquier enfermedad es condición imprescindible establecer un diagnóstico previo de dicha patología para proceder a su resolución. Sin este diagnostico no se puede hacer un tratamiento y ni siquiera saber de qué enfermedad se trata. Solo un médico puede, a veces con mucha dificultad y esfuerzo, establecer ese diagnostico. Quien no sea medico creo que es sencillamente imposible que pueda establecer un diagnóstico y por ende un tratamiento.

No olvidemos además la necesidad imperiosa del conocimiento anatómico a nivel médico para conocer la distribución de nervios, tendones, órganos, etc. Que se debe conocer para no dañarlos con las agujas cuando éstas se aplican.

Atendiendo a estos motivos, el Gobierno ha legislado desde 2003 en el Real Decreto 1277/2003, y establece como legalidad, que solo un médico puede estar al frente de una consulta de acupuntura.

¿Qué tipo de dolencias son susceptibles de encontrar un remedio en la acupuntura?

Prácticamente todas las patologías y dolores son susceptibles de tratamiento con acupuntura. Algunas como cefaleas, asma, dermatitis, parálisis faciales, vértigos, etc. que habitualmente se cronifican a pesar de las cantidades ingentes de medicamentos que el paciente ingiere, pueden curarse completa y definitivamente. Se trata de abordar la enfermedad desde el concepto de restablecer un equilibrio energético alterado.

No así ,desgraciadamente en procesos tales como cáncer o SIDA, en los que solo se podrían aliviar dolores o síntomas derivados.

Después de 28 años ejerciendo en Alcantarilla, desembarca usted en un hospital como Mesa del Castillo. ¿Cómo está viviendo el cambio?

Es fascinante y me complace muchísimo profesionalmente poder ejercer en un centro como Mesa Del Castillo, tan emblemático y conocido por toda la sociedad murciana, donde se me brinda la oportunidad de trabajar codo con codo con los mejores especialistas de la región. Se trata de un referente sanitario en calidad asistencial y en el que siguiendo una línea de innovación está dando cabida a especialidades tan novedosas como unidades de fibromialgia, mama, medicina deportiva, y, como no, acupuntura.

«La acupuntura y la medicina occidental deben complementarse en busca del alivio de la enfermedad»