El hospital imparte el taller “Los Súper Mini Médicos” en el Árbol de Navidad de Murcia

Los más pequeños se han convertido en ‘súper mini médicos’ por un día gracias al taller que el Hospital Mesa del Castillo imparte este martes y miércoles en el Árbol de Navidad que el Ayuntamiento de Murcia ha instalado en la Plaza Circular de Murcia.

La pediatra del referido centro hospitalario, Dolores Pérez, es la encargada de explicar a los niños las nociones básicas para tener conocimientos de primeros auxilios y saber actuar en caso de emergencia, ya sea en el colegio, en casa o incluso en el parque jugando.

Los niños que asisten a dicho taller que imparte el Hospital Mesa del Castillo aprenden jugando a cuidar de sí mismos y de los demás, por lo que reciben pautas que le permitan actuar en situaciones del día a día, como atragantamientos, heridas, golpes con caída de diente o incluso seguridad vial y en el agua.

El objetivo es que los niños estén preparados para cualquier emergencia que pueda ocurrir en su casa, en el colegio o en el parque jugando. Y es que, según el hospital, «saber cómo tienes que actuar y a quién debes llamar es la clave para convertirse en un súper mini médico».

JUEGOS Y DINÁMICAS PARTICIPATIVAS

A través de juegos divertidos y dinámicas participativas, los niños que participan en este taller recibirán las pautas más importantes que debe saber para poder actuar en una situación de emergencia.

En concreto, se aprende a actuar en situaciones cotidianas que requieren prevención, como seguridad vial (peatones y pasajeros en vehículos), y seguridad en el agua (playa y piscina). Además de accidentes y emergencias de salud, como atragantamientos, quemaduras, heridas, golpes con caída de diente y RCP básica ante una parada cardiorrespiratoria.

Mediante unas fichas que se proporciona, los niños aprenden a identificar aquellas normas que tienen que seguir cuando van caminando por la calle o en coche con sus padres para no tener accidentes.

Los niños que acuden al taller también juegan para practicar la maniobra ante un caso de atragantamiento, poniendo bien las manos y repasando qué hacer y qué no hacer (como meter los dedos en la boca).

Ante un caso de quemadura por fuego o materiales calientes como agua o aceite, que son muy dolorosas, se aprende a no utilizar los remedios caseros y tradicionales como aplicar en la zona afectada pasta de dientes u otros productos. Lo único y más importante que tenemos que hacer cuanto antes es poner la zona quemada debajo del grifo con agua corriente que permita enfriar lo antes posible la quemadura.

Y en caso de heridas, aprenden que hay que poner agua con jabón y tapar con una sábana limpia. Los niños vendan los brazos o piernas de sus padres o compañeros y practican una reanimación cardiopulmonar (aquellos que tengan más de 8 años): despejar las vías aéreas, llamar y aplicar masaje cardíaco.

Al finalizar, los niños se llevan a casa una acreditación de “súper mini médico” por haber participado en el taller.