El pasado miércoles, 15 de noviembre, tuvimos la oportunidad de celebrar los 70 años de trayectoria de nuestro hospital. Llevamos muchos meses preparando este acto y sus contenidos. Discursos, premios, convocatorias a amigos y familiares de todas partes, y la producción del documental ’70 años de vocación’. Han sido unos meses en los que además del duro trabajo, siempre envuelto en ilusión, hemos pensado mucho en nuestro pasado. A través de la investigación hemos conocido un poco mejor a nuestros fundadores, las circunstancias en las que llegaron a Murcia desde tierras andaluzas, el estado de precariedad en el que se encontraba una Murcia de postguerra, los muchísimos altibajos de una empresa que, como cualquier empresa, pasa por duras dificultades.

Hemos conocido anécdotas bonitas y otras no tan bonitas. Nos hemos capuzado en memorias que ni siquiera imaginábamos y, en definitiva, nos hemos empapado de nuestra propia historia. Como consecuencia de todo el proceso, hemos comprendido la enorme labor de todas y cada una de las personas que han pasado por Mesa del Castillo y han dejado su huella a través de su esfuerzo y su sacrificio. Hemos aprendido a valorar en su justa medida el mérito que supone ser hoy todavía un hospital y ser un centro que destaca no solo a nivel regional.

Por fin llegó la fecha, el día 15 de noviembre de 2017. Y el lugar, la Filmoteca Regional de Murcia. No se nos ocurre un escenario mejor para reunirnos con nuestros amigos y celebrar nuestra historia. Y nos encontramos con una sala completamente llena. Llena de personas queridas, de caras familiares con unas ganas enromes de compartir con nosotros el momento.

En la respuesta de tanta gente a la convocatoria encontramos otro motivo por el que sentirnos orgullosos del trabajo de nuestros antecesores. Expresiones de agradecimientos, recuerdos, experiencias pasadas. Un sentimiento de familia recorría la noche en la sala del antiguo cine Salzillo, una familia que va más allá de un apellido.

La noche fue alegre. Una espectacular María Pina presentó el acto con un pequeño discurso lleno de cariño y humildad acerca de la vocación de todas las personas involucradas en Mesa del Castillo que han contribuido a llegar al presente. Luis Mesa del Castillo, por su parte, recordó en su discurso cómo su padre, tíos y abuelos le trajeron la medicina a casa, cómo creció respirando el amor por los pacientes y el arraigo a un proyecto tan complicado como prometedor.

Comienza la proyección del documental ’70 años de vocación’. Obscuridad y silencio en una sala de cine histórica en Murcia, hoy reconvertida en filmoteca para el placer de los amantes del séptimo arte. Fotografías, imágenes antiguas de Murcia, música de ensueño y la voz de los testimonios de aquellas personas que tuvieron la suerte de conocer de cerca los devenires de Mesa del Castillo. Un niño encuentra una vieja y misteriosa maleta en lo alto de una estantería. Su curiosidad le lleva a abrir la maleta, de la cual emanarán 70 años de historia.

Al finalizar este viaje en el tiempo repleto de recuerdos y nostalgia, de reconocimiento y orgullo, las luces se encienden y la gala continúa. Clara García Belando recibió el premio a la mejor MIR residente de reumatología 2017, premio en honor al Dr. Jesús Mesa del Castillo López, fundador de la Sociedad Murciana de Reumatología hace 25 años. Entregó el premio la presidenta del Colegio de Médicos de Murcia, la Dr. Isabel Montoya, y el hijo del Dr. Jesús Mesa del Castillo, Pablo, reumatólogo como su padre y profesor de Clara en la Universidad de Murcia.

Clara, con sus 27 años, es hoy día una promesa de la medicina murciana. El Hospital Mesa del Castillo crea este premio, que será entregado anualmente a un residente de medicina, precisamente para apoyar al futuro de la medicina en Murcia. A continuación Luis Mesa del Castillo entrega una placa a Miguel Ángel Martín, director de la publicación sanitaria Sanifax y amigo de la familia Mesa del Castillo desde hace décadas.

Para terminar el evento en la Filmoteca, don Fernando López Miras, Presidente de la Comunidad, ofreció a los presentes un discurso cargado de cariño y afecto a la familia Mesa del Castillo, mencionando el tesón necesario para cumplir setenta años como empresa familiar y aportando a la Región un valor añadido incalculable.

Como colofón, los casi 400 espectadores fueron invitados a una cena de pie en el Real Casino de Murcia. Un lugar imprescindible en la historia de Murcia fue el escenario de un ambiente de buen humor, encuentros y mucha emoción.

Terminaba una noche histórica para la familia Mesa del Castillo y todas las personas relacionadas con un hospital que demuestra solidez y muchas ganas de avanzar hacia el futuro sin perder el espíritu que forjaron sus fundadores.