Se calcula que el 5% de los niños en edades entre 2 y 5 años desarrollan algo de tartamudeo que luego remite. Sin embargo para un 1%, el tartamudeo no desaparece e incluso puede empeorar. Para hablar de los síntomas y los tratamientos de la tartamudez en la edad pediátrica, el hospital Mesa del Castillo junto con la Fundación Española de la Tartamudez y el Colegio de Logopedas de Murcia I Jornada La Tartamudez en Edad Pediátrica.

Para conocer mejor este trastorno del habla hablamos con Inma Martínez, logopeda del hospital Mesa del Castillo.

¿Qué se va a tratar en estas jornadas?
Vamos a hablar de la detección precoz de la tartamudez en niños entre los 2 y los 6 años y del abordaje en niños a partir de los 6 años, que es cuando en algunos casos estas disfluencias no desaparecen. Además trataremos cómo ayudar a las familias y las estrategias más adecuadas en el colegio.

Entre las ponentes están Raquel Escobar, Elisabeth Dulcet y Manoli Torres, todas ellas logopedas especialistas en la tartamudez.

¿Es importante involucrar las familias y los profesores?
Efectivamente, es necesaria la participación de todas las personas que rodean al niño para un adecuado abordaje del problema, desde los padres y hermanos hasta los profesores en el colegio pasando por logopedas, pediatras, etc. En la mayoría de los casos, las familias o los maestros no saben cómo actuar, o no están seguros si es algo normal. Para ello debemos conocer y estar atentos a los signos de alerta.

¿En niños de entre 2 y 6 años, cómo diferenciamos una fase del aprendizaje de una tartamudez real?
En ocasiones se trata de una fase del aprendizaje lenguaje, pero el conocimiento de los factores de riesgo puede ayudar a poner en marcha un tratamiento precoz. Por ejemplo si en la familia hay familiares con tartamudez. La edad de inicio es influyente, pues si comienza antes de los tres años, es más probable que desaparezca por sí sola.

Por otro lado, el 80% de estas disfluencias desaparecen a los 12 meses, por lo tanto si el periodo se alarga más, estamos ante un signo de alerta. También influye el género. Existe mayor número de niños tartamudos que niñas; en edad adulta el ratio es de 4 hombres con tartamudez por una mujer.

¿Cuáles son estos signos de alerta?
La alta repetición de palabras o sílabas, los bloqueos, cuando fragmenta la palabra, las prolongaciones de sonidos y los excesos de tensión física a la hora de pronunciar, entre otros.

¿Con qué letras se suele tener más problemas?
Suele ocurrir más en consonantes que en vocales, y más en consonantes que son explosivas como son la “p” la “t” o “k” y mayoritariamente cuando éstas se encuentran en el inicio de la palabra, más que en medio.

¿Los nervios agravan el problema?
Es posible, sobre todo cuando los niños se hacen conscientes de su problema, porque al principio no suelen ser conscientes. Pero a veces los padres con la intención de solucionar el problema les hacen repetir las palabras o tratan de que hablen con más frecuencia, o muestran preocupación, por lo cual el niño puede sentir esos nervios o esa presión que agrave el problema.

Pero es importante decir que la tartamudez no está asociada con la ansiedad ni es un efecto de ella para su desarrollo. Sin embargo la tartamudez sí que genera ansiedad en las personas que la tienen llegando a convertirse con el tiempo en fobia social.

“A veces los padres, tratando de ayudar, agravan la tartamudez de sus hijos”

¿Cómo se trata la tartamudez en el especialista?
El logopeda dará unas pautas a los padres y profesores con un plan de tratamiento. Una de las primeras acciones es trabajar la respiración diafragmática, ya que muchos niños tienen respiración bucal y clavicular que provoca tensión muscular dificultando la pronunciación. También trabajamos la articulación, o alargar las palabras para ralentizar el ritmo del habla.

Todo esto debemos hacerlo de forma lúdica para que el niño no se sienta evaluado ni pierda el interés. Es muy importante dejarlo hablar y no terminarle las palabras ni las frases. Por otro lado, intentar hacer preguntas de respuesta corta tratando de evitar la incomodidad del niño.

¿Se puede llegar a curar la tartamudez?
En los casos en que las disfluencias son de tipo evolutivo sí pueden llegar a corregirse por completo con el tiempo. En otros casos donde persista en el tiempo o no se haya tratado con precocidad se puede llegar a controlar con las técnicas aprendidas que hemos mencionado. En algunos casos puede desaparecer y en otros se aprende a controlar. Es por eso que la edad y un tratamiento precoz son tan influyentes en disfluencias tipo tartamudez.